Wednesday, February 25, 2009

Eternidad sombria


Desde que había perdido esto no era la misma, se sentía mal, no podía pensar con claridad, pero fue culpa de ella misma, por no cuidar sus palabras, el destino la hizo aprender muy duro esta lección.

Claudia llego a este pueblo después de haber atravesado toda la cordillera en tren, en la ultima estación encontró a dos campesinos que se dirigían esa región y a caballo la dejaron a unos 2 kilómetros de la plaza principal, cuando llego allí, vio la antigua iglesia que se alzaba en medio de la plaza, adornada por los rayos que alumbraban el horizonte, saco un pequeño papel, lo leyó, y avanzo con determinación hacia la casa contigua a la iglesia,, una casa a medio caerse, muy vieja y sucia, no se encontró con nadie, sentía que la miraban y ella sabia que algunos ojos la miraban tras las cortinas de las casas cercanas, pero eso no le importo, cuando llego a la puerta de la casa, nuevamente miro el papel, y lo guardo repitiendo un nombre :"Zen Oyarzun, Zen Oyarzun". Toco a la puerta y tal como lo había esperado una anciana abrió la puerta y mirándola de arriba a abajo le pregunto, "¿a que has venido?" Claudia respondió: "Necesito hablar Urgentemente con Zen Oyarzun", la anciana la miro con una mezcla de desprecio y compasión y le hizo seguir a un gran salón con muy poca decoración donde lo único que resaltaba eran las paredes podridas por la humedad, la anciana le dijo que ya era muy tarde que muchos habían venido, pero que era inútil lo que se ha perdido se ha perdido, que lo tomara con calma que poco a poco lo iría entendiendo, pero Claudia estaba decidida no se iría de allí sin aunque sea verlo con sus propios ojos. De repente escucho un ruido en una puerta que estaba al fondo del salón, y sin pensarlo dos veces corrió rápidamente hacia esta, abrió la gran puerta de madera antigua y se encontró con unas largas escaleras que bajaban y bajaban sin observarse un final, pero Claudia no tenia nada que perder y comenzó a bajarlas rápidamente, primero de a dos escalones luego de a tres, luego de a cuatro, bajaba tan rápido que sabia que donde se equivocara en un paso seria una caída terrible, segui y seguía, hasta que de repente observo una luz y cuando menos se dio cuenta, estaba dando vueltas por el suelo en un salón, se levanto y lo que vio la aterrorizo, se encontraba en una gigantesca cámara donde lo único que se observaban eran corazones latientes por todas partes y en el centro: Zen Oyarzun. Ella se acerco a el y le dijo: "Tu sabes que todo fue un engaño, por favor devuélveme mi corazón, ese hombre me engaño, le regale mi vida y el me traiciono", Zen simplemente le contesto: "Exactamente, acaso no te acuerdas ¿que hiciste después de que lo supiste?", En ese momento Claudia lo entendió, mientras Zen le hablaba vio un corazón que resplandecía cuando ella lo miraba y que estaba bajo un gran letrero que decía: "SUICIDIOS POR TRAICIÓN".

Claudia lo comprendió, ya todo estaba perdido, el haber regalado su corazón a alguien que no se lo merecía le costo la vida, ya no quería volver a subir y allí todavía se encuentra junto a Zen, viendo como todos los días llegan mas y mas corazones.


4 Opiniones:

Ninived said...

"Lo que se ha perdido se ha perdido..."

signficara acaso que si has amado y te han traicionado ese amor que has entregado ya fue reclamado, usado y desechado y que ya no importa por que despues de todo ya no te pertenecia...?

saludos♠

regresare...

Laura Esperanza said...

No puede ser, haber perdido el propio corazon por la petir morte... eso es precisamente el amor humano; no solo la traicionaron, ella se traiciono a sí misma y nunca podra recuperar lo que era.

Anonymous said...

surgery rolls operation readings splogs game manipulated contrasts zelda switched indistries
masimundus semikonecolori

Jefferson said...

Wao, que historia tan parecida a nuestro entorno, que bueno fuera que no se tratase de la mía.